INVIERNO
VERANO
  • DAFFI SKI
  • DAFFI SNOW
  • DAFFI KITE
  • DAFFI WIND

Zell and See

ZELL AM SEE, AUSTRIA

Es una de las estaciones mas bonitas de Austria.

Está situada bastante cerca de la preciosa ciudad de Salzburgo (a unos 83 km) y su proximidad con los aeropuertos de esa ciudad y de Innsbruck hace que sea el lugar ideal para unas estupendas vacaciones alpinas. No obstante, la opción para viajar de una manera más económica es volar a Munich, en Alemania. Después se tarda aproximadamente una hora y media de coche por autopista, y media hora más de carretera de un solo carril pero con buen asfalto (en total son unos 180 km).
Un gran atractivo de Zell am See, además de su belleza y sus espectaculares paisajes, es su cercanía con las estaciones de Badgastein y de Saalbach.

Zell am See es un pequeño pueblo rodeado de montañas por un lado y de un enorme lago que permanece congelado en invierno, por el otro. Las pistas de Zell am See terminan a orillas del lago, con lo que la vista es siempre impresionante.

Los debutantes tienen zonas muy accesibles e ideales para empezar en Schmittenhöhe y en Schuttdorf, con pistas estupendas para la iniciación aunque, si la temporada está muy avanzada, puede haber escasez de nieve.
Para los esquiadores medios es una de las mejoras estaciones que se pueden encontrar en Austria. Sabiendo buscarlo, hay desnivel, pero si prefieres tranquilidad también puedes encontrarla fácilmente. El paisaje, incluso en la zona de principiantes, es espectacular.

La cantidad de kilómetros esquiables parece pequeña 130 km. (junto con el glaciar de Kaprun), pero lo cierto es que no te aburres nunca.
Para los mas expertos el problema de esta estación radica en la falta de fuera de pista; sencillamente, no es el lugar ideal para eso.
Sobre Kaprun hay que mencionar que su glaciar es impresionante, grande, cómodo y muy saturado de esquiadores. Llama la atención la gran aglomeración de remontes y que, para ser un glaciar, tiene una enorme variedad de pistas y una pendiente media bastante considerable. Hay algunos casos en que para poder salvar esta pendiente hay pilonas ¡más grandes que cuatro torres de alta tensión juntas!
La única pega que tiene kaprun, por ponerle alguna, es que si resides en Zell am See, para llegar tendrás que coger el coche o el skibus que sale del centro del pueblo.
En cuanto a remontes, Zell am See es una estación llena de contrastes, donde encontrarás remontes antediluvianos junto a los telesillas y cabinas mas modernas.

El alojamiento es muy bueno, y los precios son muy competitivos. Los hoteles habitualmente están gestionados por familias muy hospitalarias y agradables que se desvivirán por atenderte. Otro punto muy interesante es la gastronomía, es el lugar ideal para volver con unos kilitos de más, porque a las tradicionales salchichas y demás, se unen los postres, la cerveza de trigo y los licores. La mayoría de hoteles te ofrece media pensión, lo que es muy recomendable, porque los restaurantes si son caros. Y recuerda, ellos cenan tres o cuatro platos… ¡una barbaridad!

Casi todos los hoteles disponen de un mini SPA con piscina y sauna. (Es interesante recordar que el único país donde se toma una sauna con traje de baño es España, asi que no te sorprendas, el raro eres tu). Tienen unas ocho discotecas y además las cafeterías de los hoteles, donde a veces también se monta buen ambiente así que las posibilidades para los noctámbulos son grandes, pero cuidado, la noche para ellos empieza sobre las siete de la tarde.

Una actividad divertida es la excursión al parque atracciones alpino “Funsport on the Nagelkoepfel” que está a 10 km de Kaprun, es un pueblo llamado Pitensendorf & Niedernsill. Allí podrás tirarte en neumáticos por las pistas, subir en una espectacular tirolina que parece un ala-delta y muchas otras actividades.

En conclusión, es un sitio fantástico para unas buenas vacaciones en familia (niños incluidos), a buen precio y con buen ambiente.

Por IVAN BESSON